jueves, 29 de septiembre de 2016

Matthew Sweeney: dos poemas











La lechuza blanca

Por sobre las cabezas del pelotón de fusilamiento
voló una lechuza blanca, que ululó dos veces
antes de que tiraran del gatillo
y cuando la mujer se desplomó en las cuerdas,
y su vestido blanco se salpicó de sangre,
la lechuza aterrizó en su hombro,
ululó otra vez y recorrió con su mirada
de enormes ojos a los uniformados,
uno de los cuales le iba a apuntar pero el capitán
le desvió el rifle de un manotazo
mientras la lechuza picoteó la sangre
del pecho de la mujer, ensuciando
las plumas de su propio pecho, y luego
fijó su vista en los pasmados hombres
antes de despegar de súbito apenas salvando
la cabeza de uno y obligándolos a todos
a voltear y verla alejarse planeando, y recibir
el eco de un último ululido desde el cielo.


Música nocturna


Se plantó sobre el techo con un saxofón
tocando hasta el otro lado de la calle. Estaba oscuro
y nadie lo podía ver. Los coches que pasaban,
(escasos a estas horas) lo ahogaban
así que se lanzó más fuerte para oírse
enviando arcos espigados de sonido hasta
los pisos del edificio de enfrente.
Una mujer sacó la cabeza de su ventana y gritó.
Un hombre cogió unas papas como misiles
y ninguna atinó. Él siguió tocando, a veces suave
como el arco iris, a veces firme como un promontorio.
Un gato blanco alzó la vista maullando.
Sobre una litera yacía un niño sonriendo.
Tocó para los búhos que surcaban veloces.
Tocó para el cosmonauta en la Luna.
Jamás había tocado tan dulcemente y nadie
lo grababa. Intentó una alta y luminosa
rayuela de estrella a estrella,
sosteniendo las notas como haciendo el amor. Una luz
se encendió en el piso más alto, a la izquierda.
Una mujer se recargó adormilada en el balcón.
Lanzó unas revoloteantes notas hacia ella
justo cuando el primer rojo del sol
tocaba en el cielo. Entonces él despegó, elevándose
hasta Marte y de vuelta, hundiéndose al fondo
del Atlántico, mientras el rojo se ahondaba, y el sol
trepaba por encima de los techos, palideciendo hasta un blanco
que lo cegó, lo detuvo, lo hizo empacar
su saxo, hacer una reverencia, dirigirse
a su escalera de cuerda, descender, desaparecer en el día.



Matthew Sweeney, Ireland 1952
Versiones de Carlos López Beltrán y Pedro Serrano



The Snowy Owl


Over the heads of the firing squad
flew a snowy owl, who oohooed twice
just before they pulled their triggers
and as the woman slumped on her ropes,
blood splattering her white dress,
the owl landed on her shoulder,
oohooed again, and swivelled its
big-eyed gaze over all the uniformed men,
one of whom raised his rifle
but the captain knocked it away
while the owl pecked at some blood
on the woman’s breast, smearing
its own breast feathers, then glared,
it seemed, at the transfixed men,
before swooping off, barely missing
the head of one, making them all
turn to watch it glide away, and hear
one more oohoo echo through the sky.


Night Music


He stood on the roof with a saxophone
playing across the road. It was dark,
no one could see him. Passing cars –
though few at this hour – drowned him
out, but he swooped back into hearing,
sending high arcs of sound across
to the block of flats on the other side.
A woman stuck her head out a window,
shouting. A man fired potato missiles,
all missing. He played on, now soft as
a rainbow, now firm as a promontory.
A white cat looked up, miaowing.
A boy lay on top of a bunk bed, smiling.
He played to the owls that flitted past.
He played to the cosmonaut on the Moon.
He’d never played as sweetly before
and no one was recording this. He tried
one high bright hopscotch between stars,
holding the notes, as if lovemaking.
A light went on in the top flat, left.
A woman stood sleepily on a balcony.
He sent some fluttery notes her way
just as the first reddening of sunlight
hit the sky. Then he was off, soaring
to Mars and back, diving to the bottom
of the Atlantic, as the red deepened, the sun
climbed above the roofs, paling to a white
that blinded him, told him to stop, pack
his sax away, bow once, go to his
rope-ladder, climb down, disappear into the day





domingo, 4 de septiembre de 2016

Paul Muldoon: Juntando hongos









Juntando hongos


Al arrodillarse frente a la tumba de su madre y su padre
un sabor a eneldo, o estragón-
que apenas podía distinguir uno de otro-

llenó su boca. Parecía como si pudiera ahogarlo.
¿Por qué podría estar afligido
de  dolor, no por su  madre y padre,

sino por una mujer escabulléndose de la piel de una nutria
en Portland, Maine, o, sí,  Portland, Oregon-
como si pudiera distinguir uno de otro-

¿y por qué debería paladear el sabor
de ella, su pequeño pepinillo encurtido,
al arrodillarse ante la tumba de su madre y padre?

*

Miró alrededor. La recordó  discutiendo
sobre cómo la tierra y el cielo, ambos se oscurecerían-
“apenas distinguirías uno del otro”

Mientras que las mariposas Monarca sobrevolaban
en su hambre de panaderos. “El golpeteo de un ala, un pensamiento,
pueden desatar  a la madre y al padre

de todas las tormentas, golpeando tus Acantilados Irlandeses de Moher
con la fuerza de un huracán”
Luego: "Panaderos y Monarcas se "inventaron"  unos a otros."

             *

Buscó alrededor. Perifollo verde en un samovar.
Había confundido el nombre de su madre, “Ari” por "Ira”,
al arrodillarse ante la tumba de su madre y su padre
casi no podía distinguir uno del otro.






 Paul Muldoon, Moy Sand and Gravel, 2004, Farrar, Straus and Giroux 
Versión: Marina Kohon





Gathering Mushrooms


As he knelt by the grave of his mother and father
the taste of dill, or tarragon-
he could barely tell one from the other-

filled his mouth. It seemed as if he might smother.
Why should he be stricken
with grief, not for his mother and father,

but a woman slinking from the fur of a sea-otter
In Portland, Maine, or, yes, Portland, Oregon-
he could barely tell one from the other-

and why should he now savour
the tang of her, her little pickled gherkin,
as he knelt by the grave of his mother and father?

*

He looked about. He remembered her palaver
on how both earth and sky would darken-
'You could barely tell one from the other'-

while the Monarch butterflies passed over
in their milkweed-hunger: 'A wing-beat, some reckon,
may trigger off the mother and father

of all storms, striking your Irish Cliffs of Moher
with the force of a hurricane.'
Then: 'Milkweed and Monarch 'invented' each other.'

*

He looked about. Cow's-parsley in a samovar.
He'd mistaken his mother's name, 'Regan, ' for Anger';
as he knelt by the grave of his mother and father
he could barely tell one from the other. 





miércoles, 27 de julio de 2016

Cine: El secreto del libro de Kells






Dirigida por Tom Moore y de co-producción irlandesa-francesa-belga, gira en torno a uno de los manuscritos más bellamente iluminados del arte religioso medieval irlandés y del cristianismo celta. El compositor de la banda sonora es el francés Bruno Coulais.
Ambientada en el siglo IX, la historia comienza en la Abadía de Kells, un pueblo irlandés del condado de Meath. Allí, Brendan, sobrino del abad Cellach, joven monje de 12 años y aprendiz en el scriptorium, pasa tranquilo sus días participando en las labores cotidianas y en la construcción de un muro, levantado por temor a los peligros exteriores, para que les proteja de las incursiones de los hombres del norte en busca de oro.
Un día llega a la abadía Aidan, un monje y maestro iluminador, único superviviente de los ataques vikingos en la isla de Iona (una isla de las Hébridas situada frente a la costa oeste de Escocia), y consigo lleva un legendario libro, inconcluso pero capaz de eclipsar a todos los demás hasta entonces escritos. Se trata del libro de Iona o evangelario de San Columba cuyos textos iluminados “brillan en las páginas como si fuesen de luz, pudiendo dejar cegados a los pecadores que se atrevían a contemplarlo, pues ello era como contemplar el mismo cielo”.

Brendan se siente atraído por el trabajo realizado y la belleza del manuscrito, así como por sus propias ganas de conocer mundo y decide ayudar al monje a completarlo. Es por eso que se adentra en el bosque con el fin de encontrar unas bayas para elaborar el color verde que el monje necesita y allí se encuentra con Aisling, un hada o espíritu del bosque que acompañará a Brendan y de quien acabará siendo amiga.
A pesar de la prohibición del abad, Brendan aprende a ilustrar para encargarse de culminar la obra, pero los vikingos están cada vez más cerca, quemando, saqueando y asesinando todo a su paso.
La película tiene un envolvente diseño visual en 2D, muy original y de claras influencias irlandesas y celtas e inspirado en las miniaturas de los manuscritos ilustrados. Logra transportarnos a un mundo onírico, mágico.
Se centra en el libro de Kells, libro de Iona o Gran Evangelario de San Columba (destacada figura entre los monjes misioneros gaélicos que introdujeron el cristianismo en Escocia a comienzos de la Edad Media).
La película está además cargada de simbolismo y guiños. Tal es así con el gato blanco de Aidan y que acompañará a Brendan en sus aventuras. Su nombre es Pangur Bán, igual que el poema escrito en irlandés antiguo en el siglo VIII. En él, un monje anónimo escribe ocho estrofas de cuatro líneas comparando las actividades de su gato con las suyas propias académicas. Este poema puede escucharse, en su idioma original, al final y durante los créditos.
Por último, en la película, el monje Aidan quiere que sea Brendan, y únicamente él, quien se encargue de ilustrar la que considera la página más importante de todo el libro. Se trata de la página “Xi Ro”. El manuscrito contiene, entre otros, el evangelio según San Mateo y según la tradición cristiana, éste debe comenzar con una genealogía de Jesús y este relato propiamente dicho de la vida de Cristo no empieza hasta el versículo 1:18, por lo que a esta parte se la suele considerar como un segundo inicio del texto. El libro de Kells por su parte, trata a este segundo inicio con tal énfasis, que lo escribe aparte. Y esta segunda parte comienza nombrando a Cristo, nombre que los manuscritos medievales abreviaban entonces con las letras griegas Xi y Ro. Este “monograma Xi Ro”, más conocido como ” monograma de la Encarnación “, fue objeto de un cuidado especial en el Libro de Kells, hasta invadir el folio 34º en su totalidad. Folio del que se encargará nuestro protagonista.

En cuanto a los detalles históricos, el libro de Kells (Leabhar Cheanannais en irlandés), de Iona o Evangelario de San Colomba el gran evangelizador de Escocia, existió realmente y existe en la realidad. Puede visitarse en una exposición permanente de la biblioteca del Trinity College de Dublín (referencia MS 58). Fue realizado por monjes celtas hacia el año 800 y está considerado como uno de los más famosos manuscritos ilustrados de entre finales del siglo VI y principios del IX. Se trata de un manuscrito ilustrado con motivos ornamentales y debido a su técnica y acabado, muchos especialistas lo consideran uno de los más importantes vestigios del arte religioso medieval.
Está escrito en latín y contiene los cuatro evangelios además de prólogos, resúmenes, notas preliminares y explicativas y contiene numerosas ilustraciones y miniaturas coloreadas.
Según la tradición, el libro habría sido redactado en la época de san Colomba, quizá incluso por él mismo, como también se comenta en la película aunque estudios paleográficos descartan esta hipótesis.
Se cuenta también con numerosas teorías acerca del origen geográfico del libro: unos lo sitúan en Iona, otros en Kells desde su inicio, otros señalan que fue creado al norte de Inglaterra para posteriormente viajar a Iona y Kells e incluso se comentan orígenes indeterminados.
Siguiendo con la teoría de sus orígenes en Iona y traslado a Kells tras una invasión vikinga en la isla, éste sería después robado en el siglo XI y abandonado en una zanja con la cubierta arrancada, algo que también se reproduce en la película parece ser que estaba elaborada en oro y decorada con piedras preciosas.
En torno a 1541 el libro fue custodiado por la Iglesia Católica y en el XVII devuelto a Irlanda, donde se conserva hasta hoy con sus 680 páginas casi en perfecto estado.
La película es bastante fiel en cuanto a la representación de un scriptorium medieval y la elaboración de manuscritos en la época. Puede verse la elaboración completamente artesanal, sus materiales escriptóreos (tintas vegetales a partir de bayas, rollos de pergamino, plumas para escribir o el uso del cristal a modo de lupa para realizar miniaturas) y las funciones de los monjes en la realización de las obras (unos monjes escribían, otros iluminaban y los aprendices ayudaban, entre otras actividades).
Además, era únicamente en los monasterios y abadías donde podía existir el scriptorium, que servía a su vez de biblioteca en la Edad Media, ya que la lectura y escritura no estaba al alcance de todos.

Un trailler de la película:




Aquí, una de las bellísimas canciones de la película:




Amhrán Aisling


You Must Go Where I Cannot
Pangur Bán Pangur Bán
Nil Sa Saol Seo Ach Ceo
Is Ni Bheimid Beo
Ach Seal Beag Gearr
Pangur Bán Pangur Bán
Nil Sa Saol Seo Ach Ceo
Is Ni Bheimid Beo
Ach Seal Beag Gearr
You Must Go Where I Cannot
Pangur Bán Pangur Bán
Nil Sa Saol Seo Ach Ceo
Is Ni Bheimid Beo
Ach Seal Beag Gearr



Ashling's Song


You Must Go Where I Cannot
White Fuller White Fuller
There Is Nothing In This Life But Mist
And We Are Only Alive
But For A Little Short While
White Fuller White Fuller
There Is Nothing In This Life But Mist
And We Are Only Alive
But For A Little Short While
You Must Go Where I Cannot
White Fuller White Fuller
There Is Nothing In This Life But Mist
And We Are Only Alive
But For A Little Short While


Bibliografía:
TRESIDDER, Jack. Los símbolos y sus significados: Guía ilustrada de más de mil símbolos, con sus significados tradicionales y actuales. Traducción, Enrique Herrando Pérez; Revisión científica de la edición en lengua española, Cristina Rodríguez Fischer. Barcelona: Blume, cop. 2008. 184 pp. ISBN.: 9788480767545

GODINO CUETO, Irene. El secreto del libro de Kells (27 de enero de 2015) Historia 2.0 [Blog] Recuperado de: http://historiadospuntocero.com/reto-enero-el-secreto-del-libro-de-kells/ 



viernes, 15 de julio de 2016

Desmond O'Grady: El poeta de edad avanzada al atardecer (para Ezra Pound)







Desmond O'Grady es una de las figuras más importantes en la vida Literaria de Irlanda, ejemplar en la forma en que se comprometió durante décadas con la vocación de la poesía y por la forma desinteresada en que vivió por el arte.
Seamus Heaney

Desmond O’Grady is one of the senior figures in Irish Literary life, exemplary in the way he has committed himself over the decades to the vocation of poetry and has lived selflessly for the art.

Seamus Heaney


Aquí, el poeta en la mítica película de Fellini, La Dolce Vita:





El poeta de edad avanzada pescando al atardecer


Para Ezra Pound

Llega el momento
en el que hasta las ideas viejas y familiares
flotan  fuera del alcance de los anzuelos de la mente,
y la plenitud del alma
se ha escurrido como un pez  a través del que fuera el dique alto
de una confianza achacosa. Oh, ¿dónde están los libros
sobre esta forma de muerte?


Erguido como amor
en la punta más lejana de una roca,
el mar desenredándose del ojo,
la línea como el nervio
tensando  hacia atrás el atardecer del reloj,
él se funde por un tiempo en la mentira

de su propia silueta.

Desmond  O'Grady, Reilly, 1961, The Phoenix Press
Versión: Marina Kohon



The Poet in Old Age Fishing at Evening

For Ezra Pound

Comes a time
When even the old and familiar ideas
Float out of reach of the mind’s hooks,
And the soul’s prime
Has slipped like a fish through the once high weirs
Of an ailing confidence.  O where are the books
On this kind of death?

Upright as love
Out on the tip of a tail of rock,
The sea raveling off from the eye,
The line like the nerve
Straining the evening back from the clock,
He merges awhile into the lie

Of his own silhouette.


domingo, 26 de junio de 2016

James Joyce: fragmentos de Giacomo Joyce











Una flor dada por ella a mi hija. Frágil regalo, frágil donador, frágil criatura de venas azules. Padua más allá del mar. La silenciosa medianía de la edad, noche, la penumbra de la historia duerme en la Piazza delle Erbe bajo la luna. La ciudad duerme. Bajo las arcadas de las calles oscuras cerca del río, los ojos de las prostitutas espían en busca de fornicadores. Cinque servizi per cinque franchi. Una oscura ola de sentidos, una y otra y otra vez. Los míos ojos fallan en la oscuridad, los míos ojos [fallan. Los míos ojos fallan en la oscuridad, amada. Otra vez. Basta. Amor oscuro, ansiedad oscura. Basta. Oscuridad. Crepúsculo. Cruzando la piazza. Tarde gris descendiendo sobre anchas dehesas salviaverdes, desprendiendo silenciosamente oscuridad y rocío. Ella sigue a su madre con torpe gracia, la yegua conduciendo a su potranca. El crepúsculo gris moldea suavemente las ancas delgadas y bien formadas, el cuello manso flexible tendonoso, el cráneo fino. Atardecer, paz, la penumbra de lo maravilloso... ¡Arre! ¡Arre! Papá y las niñas resbalando colina abajo, a horcajadas en un tobogán: el Gran Turco y su harén. Sombreros y chaquetas ajustados, botas abrochadas con mañosos cruzados sobre la lengüeta tibia-de-carne, la falda corta tensa por los nudos redondos de las rodillas. Un destello blanco: un copo, un copo de nieve: Y cuando ella vuelva a partir ¡Que esté yo allí para verlo! 

Salgo apresuradamente de la tabaquería y la llamo. Se vuelve y se detiene para escuchar el revoltijo de palabras sobre lecciones, horas, lecciones, horas: y lentamente sus mejillas pálidas se inundan de una luz ópalo inflamada. ¡No, no, no tengas miedo! Mio padre: ella ejecuta los actos más simples con distinción. Unde derivatur? Mia figlia ha una grandissima ammirazione per il suo maestro inglese. La cara del anciano, hermosa, sonrojada, de fuertes rasgos judaicos y largos bigotes blancos, se vuelve hacia mí mientras descendemos juntos la colina. ¡Oh! Qué bien expresado: cortesía, curiosidad, confianza, sospecha, naturalidad, impotencia senil, confidencia, franqueza, urbanidad, sinceridad, aviso, pathos, compasión, una mezcla perfecta. ¡Ven en mi ayuda, pronto, Ignacio de Loyola! Este corazón está lastimado y triste. ¿Un desengaño amoroso? Largos labios lascivos que apuntan de soslayo: moluscos de sangre Neblina en fuga sobre la colina mientras miro hacia arriba desde la noche y el fango. Neblinas colgantes sobre los árboles húmedos. Una luz en la habitación alta. Ella se viste para la función. Hay fantasmas en el espejo... ¡Luces! ¡Luces! Una criatura apacible. A media noche, terminada la música, calle San Michele arriba, calladamente se dijeron estas palabras. ¡Cuidado, Jamesy! ¿Anduviste jamás por Dublín de noche sollozando otro nombre?


...................................................................................................


Jan Pieters Sweelink. El extraño nombre del mú­ sico holandés hace que todo lo bello parezca extraño y lejano. Descubro sus variaciones para clavecín en una antigua tonada. Y outh has an end. En la vaga niebla de sonidos antiguos surge un punto de luz: el mensaje del alma va a ser escuchado. La juventud es finita: el fin está aquí. Nunca será. Bien lo sabes. Entonces, ¿qué? ¡Escríbelo, carajo, escríbelo! ¿Es que sirves para otra cosa? -¿Por qué? -Porque de otro modo no podría verte. Deslizamiento-espacio-edades-follaje de estrellas y cielo menguante-silencio-y silencio más profundosilencio de la aniquilación-y su voz. Non hunc sed Barabbam! Desprevención. Un apartamento desnudo. Luz perezosa del día. Un piano largo y negro: ataúd de mú­ sica. Un sombrero de mujer con flores rojas, y un paraguas, plegado, se equilibran en el borde del piano. Sus brazos: casco, gules, y una lanza roma en un campo, sable. Envío: Ámame, ama mi paraguas. 




Traducción: Alfredo Matilla
Editorial Pi, Colombia, 2009.




martes, 21 de junio de 2016

Algunas citas de James Joyce conmemorando Bloomsday


Irlanda celebra Bloomsday como todos los 16 de junio conmemorando los eventos de la novela Ulises de James Joyce que tuvieron lugar ese mismo día en el año 1904.

Para celebrar Bloomsday, con un poco de retraso, es verdad, aquí van algunas citas de su obra:


Los errores son los umbrales del descubrimiento.
Ulises
Cuando muera Dublín estará escrita en mi corazón.


“When I die Dublin will be written in my heart.”
“When I die Dublin will be written in my heart.”






Cristóbal Colón, como todos saben, fue el último en descubrir América.
James Joyce: Occasional, Critical and Political Writing.



Uno a uno se iban convirtiendo ambos en sombras. Mejor pasar au­daz al otro mundo en el apogeo de una pasión que marchitarse consumido funestamente por la vida.

Los muertos

Una nación es mucha gente viviendo en el mismo lugar.

Ulises




Dubliners celebrating Bloomsday.
Dubliners celebrating Bloomsday.



Si me hubiera rendido inmediatamente habría perdido mi inmortalidad. He puesto tantos enigmas y acertijos que la novela mantendrá ocupados a los profesores durante siglos, discutiendo acerca de lo que quise decir. Esa es la única forma de asegurarse la inmortalidad.


Respuesta de Joyce cuando se le preguntó acerca de la trama de Ulises.


Mangan será aceptado por los Irlandeses como su poeta nacional el día en que se solucionen los conflictos entre mi tierra y los poderes extranjeros-  Anglo-Sajón y Católico Romano.

 "James Clarence Mangan" (1902).



Sin lapicera, sin tinta, sin mesa,  sin habitación, sin  tiempo, sin quietud, sin ganas.

Cartas selectas de James Joyce.




"No pen, no ink, no table, no room, no time, no quiet, no inclination."
"No pen, no ink, no table, no room, no time, no quiet, no inclination."




Le pedí con los ojos que me lo preguntara otra vez y después el me preguntó si yo quería sí para que dijera sí mi flor de la montaña y yo primero lo rodeé con mis brazos sí y lo atraje hacia mí para que pudiera sentir mis senos todo perfume sí y su corazón golpeaba loco y sí yo dije quiero sí.

- Ulises.

Lo que le pido a mi lector es que dedique su vida entera a leer mis obras.

- Entrevista con Max Eastman para Harper's Magazine.




Mis palabras en su mente: piedras pulidas frías hundiéndose en un cenagal.
- Giacomo Joyce (1968).




Si hay algo seguro en este apestoso estercolero del mundo, es el amor de una madre.

- Retrato del artista adolescente, 1916.



No hay herejía o filosofía que sea tan odiosa para la iglesia como el ser humano.

Carta a Augusta Gregory (22 de Noviembre de 1902)





James Joyce playing guitar.
James Joyce playing guitar.




Crees que estás escapando y tropiezas contigo mismo. El rodeo más largo es el camino más corto a casa.

- “Ulises.”



Escribir en Inglés es el método de tortura más ingenioso jamás creado para expiar  los pecados cometidos en vidas anteriores. El público lector puede explicar las razones.
Carta a Fanny Guillermet (Zurich, septiembre 5 de 1918).


Fuente: Irish Central
Traducción: Marina Kohon


martes, 7 de junio de 2016

Republic of Loose: Somebody Screamed; rock and funk









Republic of Loose  era una banda Irlandesa de funk rock que se formó en el 2001. La integraban el vocalista Mick Pyro, el bajista y vocalista Benjamin Loose, el tecladista Darragh, guitarristas y vocalistas Dave Pyro y Darach O'Laoire y el  baterista y percusionista Andre Lopes. Solían acompañarlos las vocalistas Orla La y Emily Rose.
Firmaron en el 2003 con Big Cat Records y grabaron el álbum "This is the Tomb of the Juice". En el 2005 lanzaron los singles "Comeback Girl" y "You Know it". En el 2006 lanzaron su segundo disco  "Aaagh!" que llegó a ser número dos en el Irish Albums Chart y que logró el platino en ventas 
Luego editaron más singles como "Break" y "The Steady Song". En el 2008 salió su tercer álbum "Johnny Pyro and the Dance of the Evil" y en  el 2010 "Bounce at the Devil".
La revista The Irish Times se refirió a esta banda como una de las más originales de Irlanda.
Lamentablemente, en agosto del 2014 Mick Pyro confirmó que la banda se había separado.




martes, 31 de mayo de 2016

Cine: Once







Once es una película musical irlandesa escrita y dirigida por John Carney. Rodada en Dublín y protagonizada por Glen Hansard (de la banda The Frames) y Markéta Irglová como músicos aficionados. La película obtuvo un premio Óscar a la mejor canción original : Falling Slowly.
La banda sonora recibió una nominación al Grammy


Acá, la canción con subtítulos en castellano:










Cuando en Once 
él le pregunta si ama a su marido en checo, 
es decir, le pregunta ¿Lo quieres? 
Ella responde: no, te amo a ti.


 Ernesto González Barnert 
de Playlist, Editorial Overol, Chile, 2014







martes, 24 de mayo de 2016

Entrevista realizada por el escritor Rolando Revagliatti

Por Rolando Revagliatti



          
Confluencia es un departamento en la provincia de Neuquén. El río Limay es un curso de agua que sumando afluentes se encuentra con el río Neuquén. En Neuquén has crecido. Y un poema tuyo lleva por título “La chacra en Confluencia”.

          Tuve una infancia privilegiada por el lugar en el que me tocó crecer. Era una chacra de frutales, todo un entorno mágico, y aunque bastante solitario, ya que eran pocas las personas que recibíamos, no me pesaba porque aprendí a disfrutar los juegos con las plantas, con el paisaje, en la hamaca, explorando el entorno. Y el poema que nombrás es el que más representa esos años, los de la primera infancia, porque habla del lugar, del río, de las excursiones hasta tocar el agua transparente, el lecho de piedras, todo era parte de una experiencia que rozaba lo místico. De lo que se veía y de lo que permanecía oculto. La visión de la nena que recién cuando se transforma en adulta puede mirar en la distancia y comprender:



La chacra en Confluencia

La casa rodeada
por el camino de piedras,
piedras que chasqueaban
anunciando unas pocas
llegadas y partidas.
Un balcón estirándose
hasta tocar el Limay,
de telón barda rebelde,
un jardín,
la chacra era un jardín, toda
un pino
artífice de los rituales de navidad,
una farola-partenaire de danzas.
Una calesita y una hamaca.
Más allá
la acequia,
las ranas
besándose en la orilla,
el bajo
(sacrílegos los pasos
que osaban internarse)
los rayos de sol
filtrándose en ocres
entre las hojas caídas.
Una mesa de troncos,
un banco,
lugar de reunión de los peones.
Después, los frutales y las vides.
Por encima, el ojo de una nena
comprendiendo la abstracción de lo lejano.




          ¿En qué consistió el Club de Lectura Irlandesa que coordinaste entre 2010 y 2013?

          Nació de la necesidad de compartir mis lecturas y búsquedas de autores irlandeses con otras personas. En esa época integraba la Comisión de la Asociación Argentino Irlandesa en Bahía Blanca, y se nos ocurrió durante una reunión organizar un Club de Lectura para acercar la riqueza de la literatura irlandesa a los miembros que estuvieran interesados; luego se abrió a la comunidad toda, mediante avisos que publiqué en facebook y afiches que dejé en el pub irlandés en el que nos reuníamos. Fue una experiencia muy positiva ya que quienes concurrían leían, participaban, aportaban sus opiniones y críticas también.



          Se impone que te pregunte de dónde procede tu acendrado interés por la cultura irlandesa, galesa, escocesa… Imagino, además, que habrás visitado Irlanda.
         
¡No he visitado Irlanda aún! Espero poder hacerlo pronto. Hace un poco más de veinte años abrí mi instituto de enseñanza de idioma inglés y lo primero que colgué en el aula fue un mapa de Irlanda de una revista National Geographic que había comprado por casualidad. No sé por qué, pero ese mapa me intrigaba. Años después una amiga descendiente de irlandeses me adentró en la cultura, en sus costumbres, que encontré fascinantes. Eso me movió a leer su historia y su literatura. No tengo antepasados irlandeses, no que yo sepa. Pero de la misma forma que siento mucha pasión por la cultura ucraniana (mi abuela paterna nació en Odesa, era rusa-judía), que hasta me llevó en su momento a estudiar idioma ruso, siento también mucha atracción por lo celta. Recientemente encontré un artículo en una revista irlandesa que habla sobre la posibilidad de que una de las tribus perdidas de Israel sea la de los Tuatha de Danaan, quienes fueron uno de los pueblos fundadores de la actual Irlanda. Algunos investigadores basados en el libro de Josué, sostienen que la tribu perdida de Dan que huyó expulsada por los asirios puede haber huido hacia tierras nórdicas. Quizá. Y quizá eso explique mi gran interés por lo celta.



          ¿Cuáles serían en tu ranking los diez poetas irlandeses, de todos los tiempos, fundamentales, y los cinco contemporáneos que más te atraen?

          Yeats, Yeats, Yeats, por sobre todos. Y luego Seamus Heaney, Patrick Kavanagh, Austin Clarke, Eiléan Ni Chuilleanáin, Eamon Grennan, Ciaran Carson, Thomas Moore, Eavan Boland, Paul Muldoon, Peter Sirr, Moya Canon, Paula Meehan, Macdara Woods, Nuala Ni Dhomhnaill, sólo por nombrar poetas que me gusta leer. Varios de ellos son contemporáneos. Y nombraré cinco poetas jóvenes que me parecen muy promisorios: Caitriona O’Reilly, Stephen Connolly, Noel Duffy, Medbh Mc Guckian, Ciaran Berry.



          ¿Podrías trasmitirnos cuánto y cómo te involucra, atrae o fascina, en tanto especialista, el alfabeto Ogham, la escritura oghamica?

         
No soy especialista en absoluto en ese tema. Me atraen como símbolos de una escritura que encierra muchísimos misterios. Se cree que puede derivar del griego, hay estudiosos que suponen existe una conexión semita con alguno de los alfabetos ogham. Lo cierto es que mensajes en este lenguaje fueron siempre considerados algo muy reservado, se usaban a fin de poder comunicarse secretamente. Además, el nombre de cada letra tiene una correspondencia con un árbol; los cuales tenían carácter de sagrado para la tradición druida que llevaba a cabo sus ceremonias en los bosques.
Robert Graves creía que el poema gaélico que describe la famosa batalla de Cad Goddeu o la Batalla de los Árboles, que forma parte del libro de Taliesin, contenía secretos de una religión matriarcal celta más antigua que fue censurada por las autoridades cristianas. Graves sugería que la batalla quizá no fue física sino ideológica e intelectual y otros investigadores como Francesco Bennozo, sostienen que el poema representa los antiguos miedos del hombre hacia el bosque y sus poderes mágicos. Es un alfabeto fascinante, del cual a ciencia cierta, sabemos poco.



          ¿Prevés algún volumen que reúna traducciones tuyas al castellano?

          Estoy trabajando en tres proyectos: uno que publicará Sirga Ediciones en su Colección Perro en Bote, “Siete sonetos para una muerta”de Marguerite Yourcenar,
traducciones del  francés al castellano, y en dos más, del inglés al castellano, que prefiero mantener en secreto para que sean una sorpresa.



          Tu segundo poemario está conformado por textos inspirados en leyendas celtas. ¿Qué rasgos predominan en las leyendas celtas, en general, y cuáles en tus poemas sobre las leyendas elegidas?

          Lo mágico sin ninguna duda, que es un rasgo que me atrae, y en mi poemario, además,  los temas como la necesidad, el hambre y la lucha por la independencia del pueblo irlandés.



          ¿Será en el curso de este año que aparecerá tu tercer poemario?

          Espero que sí, aunque aún estoy definiendo algunos detalles. Hasta ahora no he pagado para editar mis libros, lo cual hace que la publicación sea un hecho que tiene mucho de fortuito, como se dice en inglés, publico“once in a blue moon”, muy de vez en cuando. De hecho, mi primer poemario apareció a partir de una beca del Fondo de las Artes de Bahía Blanca, y el segundo por una editorial independiente de mi ciudad, la misma por la que daré a conocer el tercero.



          ¿Te referirías a tu tiempo libre?

          Tengo múltiples intereses y no mucho tiempo libre que trato de distribuir de la mejor manera. En ese abanico cultivo un jardín de rosas, jazmines y frutales porque necesito mantener la conexión con la tierra que tuve en mi infancia. Vivir al compás del milagro de los ciclos me ayuda a comprender el mundo. Y además porque como decía Cicerón: Si tienes una biblioteca y un jardín, lo tienes todo.” Son tareas complementarias, la primera requiere esfuerzo intelectual, la segunda físico, y ambas son pródigas en satisfacciones.



          Estás casi recién llegada de La Habana.


          Sí, fue una experiencia que me enseñó muchísimo y que aún estoy procesando porque me impactó el pueblo cubano y su grandeza, su generosidad y optimismo. Y el paisaje. Es simplemente maravilloso, es como en esas fotos que una piensa que son irreales porque están “photoshopeadas”. El festival tuvo lugar entre el 11 y el 21 de febrero de este año, así que recién volví a Argentina a fin de ese mes. Traté de vivir entre ellos no como turista, sino compartiendo algunas de sus costumbres. Me alojé en una casa de familia, iba al mercado a hacer las compras para cocinar, tomé “la guagua” (colectivo), “la máquina” (taxi compartido). Un día fui a hacer cola a la empresa de comunicaciones para comprar una tarjeta de internet. Después de treinta y cinco minutos de esperar, por fin era mi turno. Un par de hombres se acercaron y me dijeron que estaban ellos antes que yo. ¿Cómo era eso posible? Porque en Cuba hacer la fila no tiene ningún valor, se canta el último, ellos habían cantado el último y se habían ido a sentar. Hubo una  discusión que para mi gusto lindaba con lo enardecido, en la que argumenté que si todos nos íbamos a sentar era imposible mantener el lugar. Y pasaron los hombres primero porque mis argumentos no hicieron mella. Pero al salir saludaron con amabilidad. Me di cuenta que se discutía “a lo cubano”, acaloradamente, pero que a los cinco minutos ya nadie se acordaba del entredicho.
          La otra gran experiencia fue la Feria del Libro, donde tuve la oportunidad de conocer a varios escritores, compartir charlas y lecturas. Pero también volví con la sensación de haberme perdido bastante, porque la feria es enorme y está muy atomizada. Hay eventos simultáneos en los distintos extremos geográficos de la ciudad, por lo que es imposible aprovechar todo lo que ofrece.



          ¿Tenés algún verso “que te persiga”?...

          No, no tengo un verso que me persiga, sí corrijo mucho, y eso tiene como contrapartida que le quita espontaneidad a la escritura. Como dijoBaldomero Fernández Moreno“El poeta, como el cazador pobre, a lo que salga” y después a trabajarlo, trabajarlo.



          ¿Cómo te llevás con “las utopías”?

          Una parte de mí sigue creyendo en las utopías como una forma de aspiración a la trascendencia del ser humano. La otra parte convive con las desilusiones cotidianas.



          ¿Acordarías con el poeta, y como vos, también traductor, Esteban Moore, en que de las corrientes poéticas del siglo XX, las más interesantes son “el imaginismo y las vertientes coloquiales”?

          A eso le agregaría el surrealismo; la asociación libre de las imágenes, la exploración del mundo de los sueños; las conexiones con la religión y la mitología aportaron mucho vuelo a la poesía, y una mirada hasta ese momento única.



          ¿La humildad conduce a alguna parte?...

          No sé si a alguna parte. Tampoco veo a la humildad como virtud; preferiría tener una visión de mí misma que condiga con la realidad, que prevaleciera en mí el sentido común.



          ¿Qué narradores irlandeses considerás excelentes? ¿Y en cuanto a la música?

          Me gustan mucho John Banville, Claire Keegan, Iris Murdoch, Colm Tóibín, y por supuesto los enormes Jonathan Swift, George Bernard Shaw, Samuel Beckett, James Joyce y Oscar Wilde. Es increíble que un país de sólo 84.000 kilómetros cuadrados pueda generar literatura tan rica y variada; quizá la raíz se encuentre en la batalla idiomática que el país tuvo que enfrentar. Con respecto a la música, tiene bandas emblemáticas como U2, The Cranberries, The Dubliners, The Corrs, Lúnasa, The Pogues, Clannad, The Chiftains; cantantes como Enya, Sinead O’Connor, Van Morrison, Bob Geldof, Rory Gallagher, por nombrar algunos. El arte prospera en Irlanda.



          En un breve texto titulado “La lengua materna”, Roland Barthes afirma: “…pesimismo constante respecto a las traducciones, desasosiego ante las preguntas de los traductores que con tanta frecuencia parecen ignorar lo que yo considero el sentido mismo de una palabra: la connotación.” ¿Qué te promueven estas líneas?

          Traducir para mí es una experiencia más ligada al placer que a la insatisfacción o al desasosiego. Es cierto que en algunos poemas el traductor se encuentra con imposibilidades, como la de traducir palabras con “double meanings”, significados dobles que sólo se presentan en el idioma original y fuerzan al traductor a elegir un camino y sólo uno, perdiendo una de las representaciones y por ende una connotación de la línea o poema. Pero una buena traducción, aunque debiera tener como meta la perfección, nunca podrá alcanzarla. No obstante, el traductor oficia como puente en la Babel de los idiomas, como nexo entre culturas, lo que hace que el mero intento de acercarse a la excelencia anhelada tenga valor en sí mismo.



          Consta en tu presentación una gira denominada “Forgetting Chatwin”. (¿Cuál sería su traducción en castellano?)
         
Forgetting Chatwin, u Olvidando a Chatwin, tomó su nombre a raíz de un libro que escribió el escritor inglés Bruce Chatwin: “En la Patagonia”. Este libro fue muy controvertido debido a que el autor ficcionalizó anécdotas y personajes del lugar.  La gira con los escritores Tiffany Atkinson, Richard Gwyn, Karen Owen y Mererid Hopwood, todos residentes en Gales, tuvo por objeto presentar su obra en Buenos Aires, Puerto Madryn, Trelew, Gaiman, Trevelín, San Carlos de Bariloche y Valdivia, en compañía de los escritores argentinos Jorge Fondebrider, Jorge Aulicino y yo, y de la poeta chilena Verónica Zondek. Se compartieron lecturas en inglés, galés y castellano, se sumaron en algunas localidades los escritores del lugar, y se dieron conferencias sobre la cultura galesa. En Buenos Aires participaron la narradora Inés Garland y la poeta  Silvia Camerotto. Yo me sumé en el tramo Madryn, Trelew y Gaiman: fue un disfrute en el plano humano, y por supuesto por la poesía, el intercambio cultural y específicamente la oportunidad para discutir sobre los trabajos de traducción. Además descubrí que en el sur hay todo un mundo que parece sacado de la saga de “El señor de los anillos”: gente que habla entre sí un idioma gutural (el galés), muy apegados a sus costumbres y tradiciones.



          Martin Opitz von Borerfeld (1597-1639) definió así a “la tragedia”: “Golpes mortales, desesperaciones, infanticidios y parricidios, el fuego, el incesto, la guerra, las insurrecciones, el gemir, el aullar y el suspirar.” ¿Falta algo…?

          La traición y la mentira contrapuestos, por supuesto, al amor, la lealtad y la verdad. En la tragedia siempre hay un héroe o heroína.



          “Baladronada”, “crecida”, “homofonía”, “vilipendio”, “esquirla”, ¿a dónde te conducen?...

          Baladronada y vilipendio, quizá a alguna lectura del siglo XIX para atrás. A esquirla y crecida podría encontrarlas en cualquier poema actual. A homofonía  no me la imagino en un poema. Hay palabras que me remiten a otras épocas, expresiones que encuentro en desuso. Es una contradicción para los escritores, porque en general nos dejamos atrapar por el halo misterioso de las palabras, son límites entonces muy personales, muy tenues.



          ¿Cómo te caen los grafitis, qué te producen?

          Me encantan los grafitis, me sorprenden, son una forma de que la gente se adueñe del espacio público. Algunos son muy ocurrentes, sumamente creativos. Hay un poeta español, que se hace llamar Neorrabioso, que hace grafitis en las calles de Madrid con versos de poetas. Hace un tiempo tuve en mi muro de una red social el siguiente que es de su autoría:

Liberqué
Igualiquién
Fraternicuándo

Me parece genial. También admiro al gran Bansky, el artista inglés que usa además varias técnicas, entre ellas el estarcido de figuras y las artes plásticas en general. Sus mensajes siempre tienen críticas al sistema, como: “Disculpe, el estilo de vida que usted ha encargado no está disponible en este momento.”
          Es la forma que tiene también la gente común para expresarse, los que no tienen acceso a otros medios. Además me divierte ir caminando y encontrarme con estas frases y/o dibujos. Le ponen color a las poblaciones.


 
          ¿Acordás con que “…todo poeta tiene su biblioteca secreta”, tal como sostiene Santiago Espel en su “Notas sobre poesía”?

          ¡Absolutamente! Yo la tengo y por nada del mundo la revelaría.



          ¿Cómo se fueron definiendo tus ideas respecto de la poesía?

          Con las lecturas, indudablemente. Mucho más que con los recitales de poesía, en los que quizá no preste tanta atención a las palabras sino a la forma de decir, los gestos, los tonos de voz. Es definitivamente el encuentro a solas con el poema escrito el que me da la oportunidad de volver, releer, y en oportunidades, sentirme trascendida, modificada por la lectura. No se vuelve de la misma forma de los poemas que nos impactan.





Marina Kohon nació el 8 de junio de 1965 en la ciudad de Mar del Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina. Reside en la misma provincia, en la ciudad de Bahía Blanca. Es profesora de inglés. Se perfeccionó en Alexandria, Virginia y en San Diego State University, California, Estados Unidos. Dirige un instituto de enseñanza de idioma inglés donde también prepara alumnos para rendir exámenes internacionales. Como traductora de poesía colabora con los blogs Otra Iglesia es Imposible, La Biblioteca de Marcelo Leites y El Poeta Ocasional. Administra Ogham: Arte Celta Irlandés, Traducciones y Otros Hallazgos:http://oghamirlanda.blogspot.com.ar - Fue invitada al Festival de las Letras de Rosario en 2011 y 2012, al Festival Internacional de Poesía de San Nicolás 2011, a la gira con poetas galeses “Forgetting Chatwin” en 2013, a Diálogo de Provincias en el  marco de la 41º Feria Internacional del Libro de Buenos Aires 2015 y a la Feria Internacional del Libro de La Habana 2016. Publicó los poemarios: “La ruta del marfil”, Alción Editora, 2012, y“Banshee”, Hemisferio Derecho Ediciones, 2013, así como la plaqueta “De la chacra al cielo”, Colectivo Semilla, 2014.  

*
Entrevista realizada a través del correo electrónico: en las ciudades de Bahía Blanca y Buenos Aires, distantes entre sí unos 600 kilómetros, Marina Kohon y Rolando Revagliatti, 22 de abril de 2014.